Los reinos de Taifas y el califato

Interesante artículo publicado hoy en El País sobre lo que podría ser el futuro. Tras la creación de diversos institutos y/o áreas del corazón en algunos hospitales, con más o menos éxito y más o menos protagonismo o marginación de los cirujanos vasculares, ahora, están comenzando a crearse los denominados Servicios de Intervención Endovascular, con una amplia cartera de servicios incluido el tratamiento endovascular de la “isquemia de miembros periféricos” y así pasando por una única ventanilla hospitalaria te pueden forrar a stents.

Según mi amigo Javier Serrano que habla con conocimiento de causa, estos equipos multidisciplinarios, en principio, son atractivos, ya que aprovechan todas las potencialidades de sus miembros y tienen evidentes ventajas formativas para los profesionales. Pera la realidad es otra, generalmente dirigidos por cardiólogos (liderazgo basado en la propiedad del equipo fluoroscópico,  en su experiencia intervencionista y en la presión de la industria) suelen relegar al cirujano vascular a un mero comparsa: realizar abordajes inguinales, reparación de las complicaciones…Muchos y diversos especialistas para realizar una técnica que solo precisa a uno de ellos.

Ante estas perspectivas ¿nos rendimos al califato o seguimos en nuestra Taifa?

5 Responses to “Los reinos de Taifas y el califato”


  1. 1 Oscar Merino 10 marzo 2010 a las 6:04 pm

    Taifa, Taifa!!!!

    Debemos luchar por salas de terapéutica endovascular y “ambulatorizar” muchos procedimientos.

    Pero esto requiere de espacios para los que, desgraciadamente, nuestros hospitales no están ni pensados ni preparados.

    ¿Porqué no un “hospital de día” de procemidientos endovasculares percutáneos? el paciente no debería ocupar una cama hospitalaria convencional para muchos procedimientos que realizamos, de la misma forma que se podrían realizar en salas correctamente equipadas fuera del área quirúrgica (¡a nadie nos sobran horas de quirófano!).

    Con los sistemas de cierre percutáneo el paciente puede deambular a las 2 horas del procedimiento y si no hay complicaciones, puede ir a domicilio sin problemas.

    Esta situación “idílica” pude admirarla y envidiarla en el Barnes Jewish Hospital en Saint Louis y, creedme, funciona!!

  2. 2 José A. González-Fajardo 12 marzo 2010 a las 9:18 pm

    No nos engañemos, Andalucía es “el laboratorio de experimentación en modelos de gestión médica”. Todo se vende como mejora, como ahorro económico, como eficiencia máxima y pobres e ilusos los demás que no tenemos acceso a esos avances para el paciente. Para el paciente y la enfermería, que son “los pilares básicos” del sistema. Cuando en la noticia tendenciosa nos dicen lo del SIE del Hospital Virgen Macarena, no nos cuenta el cardiólogo responsable de que en su fantástico equipo no existe ningún cirujano vascular y que obligadamente este tipo de patología (sea periférica, carotídea o de cualquier otro territorio) viene siendo atendida en el día a día por cirujanos generales, médicos de familia, internistas o algún cirujano cardiovascular, con más buena voluntad que conocimiento. Las carencias se suplen con inventos de “equipos multidisciplinares” y trabajo en equipo, eso suena muy bien y vende mucho en prensa. Además, si obviamos el sesgo en la selección de pacientes y patologías, lo metemos todo en el mismo saco, y decimos que los pacientes se van a casa el mismo día del ingreso, pues claro a uno le queda “la cara de garrulo”. ¡Cómo antes no me dí cuenta que la solución era la “ventanilla única”!
    Uno de los grandes logros de nuestra especialidad en este país ha sido el asumir los retos tecnológicos y de avances médico-quirúrgicos como propios. Esto fue así desde el principio y esta es la razón por la que nuestra perspectiva de desarrollo futuro sea extraordinaria. La cirugía cardíaca, endiosada en la grandeza de sus operaciones, no evolucionó, no se transformó en lo que los nuevos tiempos demandaban, fueron perdiendo terreno y ahí está ahora en manos de “institutos cardiovasculares”, enormes parcelas de poder económico y de gestión dominados por la cardiología, que son los que le dictan las indicaciones.
    No es que sea lícito, como dice Reyes Vega, de que defendamos esa parcela del intervencionismo, es que es nuestra obligación. Las medias tintas de Carlos Aranzadi, jefe del servicio de cirugía vascular del hospital de Navarra, son propias de alguien que de entrada no tiene una formación específica en vascular y que en su hospital prohíbe a los miembros de su servicio hacer procedimientos endovasculares en quirófano. El trabajo en equipo, que así es como realmente lo entienden, consiste en diagnosticar el paciente y derivarlo por orden de dirección médica al servicio de radiología para que allí sea tratado “porque así se ha hecho siempre y funciona muy bien”. Si las cosas se complican, viene el vascular de turno a poner los parches y si es preciso a cortar por lo sano. Y si no que se lo pregunten a nuestros colegas que lo sufren en Navarra.
    Está claro que este tipo de procedimientos no es patrimonio de ninguna especialidad. Debe hacerlos quien sepa hacerlos. Cada hospital es un mundo que debe ofrecer los mejores servicios a sus pacientes. Pero la transversalidad es algo que conocemos muy bien, precisamente por la naturaleza multisistémica de nuestra patología arterial y venosa. Que no nos cuenten historias, somos perfectos colaboradores de todos, de nefrólogos (fistulas arteriovenosas para hemodiálisis), de endocrinos (pie diabético), de internistas y neumólogos (enfermedad tromboembólica venosa), de neurólogos (ictus)…sabemos colaborar con todos, somos perfectos especialistas, pero cada uno en su sitio. ¡Viva los reinos de Taifas!

  3. 3 Eduardo González 6 agosto 2010 a las 6:15 pm

    De acuerdo con ambos.

    En mi corta estancia en el ámbito de la Angiología y Cirugía Vascular, he comprobado y palpado lo que es saber “colaborar” con todos, como bien lo dice José A. González-Fajardo. Si bien esto evidentemente es lo mejor para el paciente, no podemos dejar que nos hagan a un lado o nos dejen las “complicaciones” que se presentan por no tener la preparación adecuada para solventarlas…es decir, “zapatero a tus zapatos”.

    Por otro lado, lo que dice Oscar no deja de ser cierto, y agrego lo siguiente: ¿Y si tuviésemos montado un Hospital de Día de procedimientos percutáneos, acaso no seríamos los más capacitados para tratar todo el sistema vascular periférico? Claro que sí, porque para eso estamos entrenados, así como “para resolver las complicaciones derivadas de estos”. Y aunque no lo tuviésemos, no seguiríamos siendo los más adecuados? La respuesta vuelve a ser: Sí.

    Repito: “Zapatero a tus zapatos”.

    Y por supuesto: Taifa!

    Eduardo González
    Residente de 1er año ACV
    Hospital Son Dureta

  4. 4 Salvador Tagarro 22 agosto 2010 a las 3:45 pm

    Completamente de acuerdo con los comentarios anteriores.
    Para realizar un procedimiento no solo debemos conocer el procedimiento, sino las posibles complicaciones y la manera de abordarlas y repararlas, y en el aparato vascular, el profesional formado y preparado es el Cirujno Vascular.
    Creo que nuestro papel debe ser asumir todo el repertorio de modalidades terapeuticas, y que nuestras diferentes sociedades deben involucrarse en la lucha para defender nuestra competencia y responsabilidad en estas patologias

    Salvador Tagarro
    Angiologo y Cirujano Vascular
    Hospital San Pedro. Logroño

  5. 5 Jesús Alcalde 27 abril 2011 a las 4:38 am

    Creo que en Andalucía la situación es particularmente especial:

    – Hospital Carlos Haya de Málaga
    – Hospital Reina Sofía de Córdoba
    – Hospital Virgen Macarena de Sevilla

    En ninguno de estos grandes hospitales existen angiólogos-cirujanos vasculares. Estamos hablando de más de 2 millones de personas que no son tratadas por el mismo especialista que les trataría en el resto de su propia comunidad autónoma ni en el resto del País.

    ¿Qué les parece esto?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Clic para suscribirte al blog y recibir por correo-e nuevos comentarios

Por una blogosfera sanitaria libre y trasparente

Campaña a favor de internet en las consultas de la sanidad pública

Sígueme en Twitter

Archivo


A %d blogueros les gusta esto: