Archive for the 'Profesión' Category

Se hacen públicas las tasas de morbimortalidad de los cirujanos vasculares británicos

ley-transparenciaEscándalos como el del Bristol Royal Infirmary, donde en la década de los 90, en el departamento de cirugía cardiaca infantil, se descubrieron tasas inusitadamente altas de mortalidad y morbilidad, y más recientemente, el escándalo del Mid-Staffordshire Hospital, obligó a los cirujanos cardíacos a ser más trasparentes en la comunicación de sus actuaciones. Esto llevó a que la Sociedad de Cirugía Cardiotorácica de Gran Bretaña comenzara a publicar las tasas de mortalidad de sus cirujanos cardiacos en los hospitales públicos del National Health System.

Siguiendo esa línea, el NHS ha estimulado a las distintas sociedades científicas a adoptar las misma trasparencia a la hora de comunicar los resultados quirúrgicos, de sus hospitales y cirujanos. Desde el día 28 junio 2013, y por primera vez en la historia, se pueden consultar las tasas de mortalidad y morbilidad, en cirugía aórtica y cirugía carotidea, de los cirujanos vasculares (o no) de los hospitales públicos del Reino Unido.

La medida ha generado muchas críticas, por un lado muchos médicos se niegan a ofrecer sus resultados en aras de una supuesta protección de datos, o dudan que se apliquen bien medidas de ajuste de riesgos,  y no se analice de forma correcta el case-mix entre hospitales o cirujanos, esto podría desanimar a muchos cirujanos a realizar intervenciones complejas por temor temor a verse reflejado en los papeles. En esta auditoria se demuestra, algo de sobra conocido: los cirujanos que menos operaciones realizan son los que obtienen peores resultados. Lo que lleva a una conclusión: la cirugía vascular debe ser hecha por cirujanos vasculares, y en servicios de cirugía vascular. Los defensores de esta medida se apoyan en que el sistema público debe tener la máxima trasparencia. Además, muchos estudios demuestran que estas auditorías ayudan a disminuir la morbi-mortalidad y a mejorar los estándares de calidad.

Y en España ¿qué? En nuestro país estas estadísticas se ofrecen en términos muy generales, codificando tanto el nombre de los médicos como de los hospitales  y aparecen reflejadas en el Conjunto Mínimo Básico de Datos del Registro de Altas de los Hospitales del Sistema Nacional de Salud.

En el ámbito de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV), la gente es reacia a dar los simples datos de cantidad (que no de calidad) de su hospital. En un intento por saber lo que hacemos, se creó el Registro de Actividad de la SEACV. El Registro de Actividad es voluntario y anónimo, se dan cifras de actividad crudas y globales ante notario y en sobre cerrado, y , además, sin auditar. No sabemos lo que se opera en cada Servicio de Angiología y Cirugía Vascular, y mucho menos los resultados, (situación contradictoria para los MIR que tienen que escoger nuestra especilidad, sobre todo ahora que se habla de reducir plazas MIR, pues no disponen de datos de los Servicios, de si los hospitales Docentes cumplen el mínimo legal de cirugías establecido, de las tasas de morbimortalidad de los distintos Servicios, etc, etc, etc…). Pues eso, parece que en la SEACV  hay mucho trabajo pendiente por hacer para la nueva Junta Directiva.

Tenéis otra entrada sobre este tema en el blog Salud con Cosas de Miguel Ángel Máñez

Anuncios

Enchufados y recomendados

Recorte de periódico de la prensa de hoy  (20 minutos). ¿Cuantas veces al día vemos en nuestras Consultas pacientes así? No me podía imaginar que el tema de los “recomendados” (que es así como les llamamos en el argot sanitario) fuera un problema de tal magnitud. Bueno, el problema básicamente es de los que lo sufren, es decir, de aquellos que no tienen enchufes sanitarios y ven retrasada todavía más su cita por culpa de quienes se les cuelan. Hace unos años se denunció la existencia de listas de espera quirúrgicas paralelas para estos recomendados.

Así se arregla la Sanidad

Tremenda colleja que el Vice-Primer Ministro checo, Macek, atizó al Ministro de Sanidad David Rath, presumiblemente por el aumento de la demora media a 55 días en la lista de espera para varices. Desde luego no hacía falta entrar en la Unión Europea para que nos enseñaran esta forma de arreglar los problemas.

La cirugía vascular de EEUU también necesita reforma

La reforma de la sanidad de Obama, está saliendo adelante, tras un año de polémica y recortes que, por ejemplo, ha excluido la posibilidad de crear una gran seguro público, pero que significa un gran cambio en el sistema de salud y aportará cobertura sanitaria a 32 millones de personas que no disponían de ella, haciendo, además, obligatorio que todos los ciudadanos estén asegurados. Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, el Journal of Vascular Surgery ha publicado un suplemento que, en varios artículos, analiza la desigualdades y falta de equidad en al acceso a la cirugía vascular en Estados Unidos en algunos colectivos, personas sin seguro, minorías étnicas (hispanos, negros) y mujeres.

Así, entre otros artículos,  analiza por qué la tasa de mortalidad en la reparación de aneurismas aórticos (abierta o endovascular) es más alta en mujeres. Por qué la tasa de amputación y muerte en isquemia crítica es mucho más alta en negros o hispanos que en blancos

Qué no nos vendan la moto !!!

La revista BMJ acaba de publicar un estudio que aunque curioso no resulta menos alarmante, ya que prueba como la comunidad científica está cada vez más liada en la telaraña de la presión de la industria farmacéutica. Este estudio demuestra que el 87% de los médicos que en diversos medios científicos se habían pronunciado a favor del antidiabético oral Rosiglitazona tenían un claro conflicto de intereses ya que habían recibido algún tipo de compensación económica por parte de Glaxo, la casa fabricante. La Rosiglitazona es un antidiabético oral muy usado en diabetes mellitus tipo II y algunos estudios están demostrando que su empleo aumenta significativamente el riesgo de infarto de miocardio y muerte en estos pacientes, por lo que hay voces reclamando su retirada del mercado.

No es la primera vez que aparecen artículos en las revistas médicas sobre este tema. Alguna vez hemos publicado alguna entrada sobre las relaciones de la investigación científica y la industria farmacéutica. Dentro de nuestro mundo de la cirugía vascular, uno de los casos más sonados ocurrió con los investigadores del estudio SAPPHIRE capitaneados por el cardiólogo Jay Yadav. Poco tiempo después de publicar su estudio, salió a la luz que habían cobrado más 40 millones de dólares de la empresa Cordis, patrocinadora del ensayo clínico, y no habían declarado este conflicto de intereses. Tras esto, Yadav y su equipo fueron expulsados sin contemplaciones de la Cleveland Clinic.

Y es que hay que poner en cuarentena muchos estudios científicos si queremos que no nos vendan la moto.


Clic para suscribirte al blog y recibir por correo-e nuevos comentarios

Por una blogosfera sanitaria libre y trasparente

Campaña a favor de internet en las consultas de la sanidad pública

Sígueme en Twitter

Archivo


A %d blogueros les gusta esto: